La necesidad de producción intelectual crítica y abierta

Escribe Fernando Escalante Gonzalbo en un sugerente ensayo cuyo titulo es A la sombra de los libros. Lectura, mercado y vida pública (Colmex, 2007):

Es difícil escoger, ante una mesa de novedades, ante los anaqueles de la biblioteca o una librería: ayudan algo el género, el tema, el formato, muy poco las solapas o la cuarta de forros. En general, lo decisivo suele ser que el lector -el comprador- sepa algo del libro, que haya oído hablar de él o haya leído un comentario elogioso, que reconozca al autor. Digámoslo de nuevo: la fama es fundamental. Para fabricarla, cuando no la trae consigo el personaje, las compañías editoriales tienen que "colonizar" los varios espacios que sirven de referencia habitual para saber de libros: suplementos de periódicos, revistas, programas culturales de radio o televisión, librerías, premios; ese proceso es el que da motivo a la mayor parte de los escándalos del mundo editorial (reseñas "publicitarias", premios arreglados y demás) porque implica subordinar a la lógica comercial los mecanismos de valoración del campo literario (pp. 55-56).

Valga la nota para empezar a introducir el tema central de nuestro número 57 (enero-febrero 2008) que lleva por título "El retorno de lo público" y que abordan las nuevas modalidades y la necesidad de construir espacios públicos inmateriales y materiales democráticos como la discusión, la visibilidad y la reputación pública, y que en vez de generar ideas y debate, crítica (que tanta falta le hace a nuestra vida cultural de café, cantina y salón universitario), en México ha provocado el efecto contrario: cerrazón, mandarinaje y poca recepción de la crítica. Más aún, cuando la fama y el éxito público e intelectual, muchas veces está fincada en las espaldas del trabajo de los otros.

Entradas populares